30 ene. 2017

Ese árbol morado



Ese.
¿Cuál?
Ese árbol morado.
Pero si está de otoño.
Sí, pero ya anuncia rasgos de primavera.
Oye, yo creo que está en plena caída de la hoja.
Ya, pero en la tele y por todos los wifis anuncian el fin de las rebajas, sólo quedan 2 días. Y eso lleva implícito el anuncio de un nuevo mundo, una nueva vida, una explosión de color y granos.
Pues yo lo que veo es un tronco mumoraíto.
Tú siempre pensando en falicidades.
¡Anda, anda!, venga, que te estás dejando una hoja por recoger ahí, a ver si pinchas bien que llevas el saco medio vacío. Luego te quejas de que en la oficina de empleo te segregan.
Bueno, y tú tienes el saco medio lleno, como el cartón donsimón, que lo ves todo negro.
No hija, morado.
Pasado mañana empieza febrero y tú quejándote, si con esa pinta no tienes que buscar disfraz de carnaval, majo.
Vale, niña primaveral. Miraré la buganvilla, pero la sigo viendo morada.
Y dale con las falicidades.
Pues eso.
Y tú más.