10 nov. 2010

¡Una de MIMMA!


Me ponga una de MIMMA, por favor, pidió Leonarda como el que pide una caña al camarero.
Y sus deseos fueron concedidos.
Apareció un Genio de la lámpara o de la vela (se desconocen sus auténticos orígenes), como en todos los cuentos, y se la llevó al MIMMA. ¡Hombre!, a lo mejor el Genio hubiera preferido llevársela al huerto, pero este año las lechugas están escasas, por no decir que el Genio llevaba a sus espaldas toda una excursión de patitas siguiendo a papá pato, así que las posibilidades eran limitadas.
Tras muchos besos, sonrisas y presentaciones, se dirigieron en manada, digo en patada, al vientre del parking, para quedarse primero contemplando un escueto altar mexicano a los muertos, que los muertos perdonen al artista, algo decepcionados y sospechando que lo del MIMMA lo mismo consistía en una pandereta, una guitarra y una cabra y yastá,decidieron seguir el programa preestablecido, que para eso se preestablecen.
Pero no, la manada se dirigió en patada hacia los intestinos musicales descubriendo un sinnúmero de objetos, ovejetos, masjetos y entresijetos musicales.
No es que los visitantes fueran expertos en música, como mucho habían oído alguna vez lo de micarromelorrobaron y conocían la existencia del arpa tras haber sido visitados por sus correspondientes ángeles. Pero a medida que se iban adentrando en las musicalidades del MIMMA, sus bocas iban adquiriendo un tamaño cada vez más desproporcionado por el asombro ante la infinidad de tan variados y bien conservados instrumentos musicales de miles de lugares y épocas.
En un momento dado, mientras todos estaban distraídos tocando sonajas, pianos, xilófonos de madera, y otras gaitas, Leonarda vio una pluma en el suelo. ¡Coño, si parece una pluma de avestruz!, se dijo para si misma, porque si lo hubiera dicho en voz alta no habría dicho el taco, que sus padres se habían gastado mucho dinero en educarla como una niña bien y no era cuestión de decepcionarlos.
Pero su descubrimiento trascendió a toda la patada, todas las patitas y papá pato empezaron a correr, reírse y gritar desaforados, como en un jolgorio de feria o en una vulgar despedida de solteros y solteras mal avenidos, cuando vieron corriendo con sus alas y sus pestañas al viento al susodicho avestruz, dando zancadas entre clarinetes, fagots, clavicordios y sirtakis.
Por megafonía se oyó algo así como "Se ruegan mantengan silencio, por favor, aquí los protagonistas son los instrumentos musicales", pero el avestruz no se dio por aludido.

Menos mal que apareció El Muchacho y puso calma.
El Muchacho, un clásico donde los haya, con su sonrisa de muchos dientes y sus ojos azules de yo he sido fantástico y te voy a conquistar a tu pesar, le fue contando sus batallitas al avestruz hasta dejarlo agotado, exhausto y agonizante.
Se sabe que el avestruz se refugió en un convento de frailes benedictinos y le da al Benedictine con frecuencia, valga la redundancia, mientras toca dulcemente un tamtam con su pata derecha y recuerda con melancolía sus andanzas por el MIMMA, antes de la era Leonarda.

Véase la pluma del ave:



http://www.musicaenaccion.com/mim/Inicio.html